Opinion / Editorial

Por cada compañía que apoya completamente a sus idols y les permite crecer, hay otras compañías cuyas acciones dañan activamente el éxito